Viajando a Cuba Continuamos Día 3

Por Elisa Moheyer

Cuba día 3: El día tres inicio con mi mamá llendo al banco, justo como ahora en la cuarentena allá en Cuba los bancos funcionan a puerta cerrada y las personas van pasando de una en una, las filas se hacen afuera bajo el sol del Caribe.

La señorita del banco amablemente le indicó a mi mamá dónde pasaban las guaguas. En mi imaginario de Cuba, las guaguas eran autobuses viejos, dónde subía hasta el guajolote. No es así, se trata de autobuses modernos, cómo el metrobus quizá.

Ya todos juntos salimos en busca de algo para desayunar. Llegamos a un cafecito no muy lejano dónde ordenamos unos paquetes que tenían huevo, pan, fruta, mermelada. No recuerdo si incluían la bebida o la pedimos aparte, pero pedimos jugo y café. Los jugos son prácticamente pura pulpa sin agua extra. Pedimos uno de guayaba que tenía textura de Gerber de lo espeso que estaba. Los desayunos son super abundantes, no te quedas con hambre para nada. Aquí

Luego esperamos a que pasara la Guagua que nos llevó a la Habana vieja. Mi mamá tenía bien identificados los lugares que quería conocer, así que nos encaminamos al Floridita. Cuna del daiquirí.

Es un lugar congelado en la elegancia de los años cuarenta, para mí parecía el escenario perfecto para una escena del padrino. Un salón amplio tapizado en vivos rojos, con una barra enorme de madera, fotos de las celebridades que han pasado y en la esquina Ernest Hemingway. Si bien es un lugar abarrotado de gente, un poco de paciencia te deja tomar asiento y disfrutas del auténtico daiquirí.

Llegamos al museo, es enorme. Iniciamos con una exposición de arte moderno. Yo estaba fascinada. De frente nos recibió una balsa, sumamente abrumadora. Formada por pequeñas balsas, sandalias, juguetes y otras cosas que regresan a la orilla del mar. Un recordatorio de todas las personas que sucumbieron ante el mar en busca de otra vida.

En seguida un ruido de aire, pasamos a un pequeño salón con alacenas en la pared, cada una con un nombre, sonidos de huracanes salían de ellas, el ruido era envolvente. Aterrador.

Subimos a otra sala llena de cuadros de la historia negra, inicialmente retardada por blancos con intenso racismo, más adelante enaltecida por sus autores. Las salas eran grandísimas llenas de obras.

Había una sala con temática rusa, una de revolución con alto patriotismo, una más dedicada a la caña, el azúcar y el ron como industria. Todo realmente magnífico, estaba fascinada. Por su parte mi hermana en la segunda sala ya se había declarado no aficionada al arte.

Decida nos dirigió a la que para ella era la evidente salida de emergencia en el tercer piso. Cual fue su sorpresa al encontrar una exposición aún más grande. Amé todos los cuadros. Un poco al estilo de la Lata de Campbell’s, de Wharhol. Una colección de cuadros de propaganda, imágenes de ron, azúcar, telefonía, deportes, etc. Protagonizando un solo modelo masculino, Fidel Castro. Propagada política eso era. Simplemente brillante.

Finalmente salimos volvimos a la calle, seguimos caminando por la zona turística. Encontramos entonces un árbol, (Árbol de luz) se llama. Está formado por farolas de alumbrado público de quince diferentes países, entre ellos México. El autor es Rafaél Villares.

Caminamos por más lugares y hambrientos nos dirigimos a la calle de Obispo, dónde nos convencieron de cenar en un lugar genial. La cena completa costaba 12 CUC, tomen el tipo de cambio a 19 pesos mnx. Incluía un plato fuerte con ensalada, al centro un gran plato de arroz con frijoles, mojito o refresco y café. Los platos fuertes fueron langosta y Ropa vieja. Todo exquisito.

Salimos rodando, sólo para escuchar que mi hermano quería un sándwich cubano, casualmente le había echado el ojo a una cafetería al estilo de los 50’s que estaba justo enfrente del restaurante. Ahí lo acompañamos con un café bombón. El cual consistía en un café cubano con leche condensada.

Obesos y felices, caminamos hasta donde pasó la Guagua por nosotros. Caímos rendidos al llegar al departamento.

Fin del día 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s